Renovarse o morir: 5 razones para cambiar

Lucía Irureta
Lucía Irureta

Llevo más de 15 años trabajando como diseñadora gráfica. En todo este tiempo, solo una cosa ha permanecido inmutable: la constante presencia de cambios.

Y esto es algo que entenderás si eres freelance o autónomo. Si en algún momento te has lanzado a construir tu propia empresa o tu propio proyecto, sabrás que nosotros no nos podemos dormir en los laureles. Nada nos asegura un trabajo que depende de nuestra capacidad para adaptarnos a un mercado cambiante, y al cambio mismo de nuestras prioridades vitales y personales.

Pero no hay por qué asustarse: lejos de ser una amenaza, el cambio es una oportunidad para no anquilosarse y seguir creciendo como profesional y como persona. Si tú mismo estás sopesando la necesidad de un cambio, es casi seguro que lo necesitas. Pero por si acaso aquí repaso cinco señales muy elocuentes de que es hora de renovarse o morir.

1. Los clientes no llegan.

Esta experiencia es común en los primeros pasos de un emprendedor, cuando todavía no ha reunido la experiencia necesaria para saber qué necesita para llegar a su público. Mucha ilusión, muchas ganas…, pero el teléfono no suena y en la bandeja de entrada del mail solo brilla el spam.

Es una señal clarísima de que debes introducir cambios en tu estrategia de marketing. Si estás seguro de que tu producto o servicio es valioso, hazte oír. Examina tu arquitectura de branding: ¿realmente está funcionando como es debido? ¿Destaca entre tus competidores? ¿Comunica eso tan especial que solo tu ofreces? Si no es así, es hora de renovarse.

Evolución de una marca exitosa.  Cambia el Naming incluso.

2. Agonizas de puro ¿éxito?

Este es el caso contrario, que también hemos vivido muchos emprendedores. Después de construir con mucho esfuerzo nuestro negocio, los clientes van llegando, el trabajo no para, se supone que todo va viento en popa, pero las jornadas empiezan a hacerse eternas…

Si estás en este punto corres el riesgo de quemarte. Y, como poco, de acabar enfrentándote a tu trabajo como si fuera una carga, y no un motivo para levantarte con ilusión cada mañana.

La solución es replantearse todo de nuevo. Por ejemplo, racionalizando el flujo de trabajo y el contacto con los clientes. Sistematizando la atención al mail, la newsletter, las redes sociales… O incluso, por qué no, ampliando tu círculo de colaboradores.

Otra solución es elevar la posición de tu marca. Tus servicios serán más caros, y así llegarás a menos clientes, sí, pero a cambio podrás dedicarles mucho más tiempo y olvidarte de la horrible sensación de estar siempre “apagando fuegos”. A veces menos es más.

Por último, si hablamos de empresa online, hay destacar una tendencia que lleva unos años en boga: los infoproductos. Los infoproductos te pueden permitir generar ingresos pasivos, o sea, cobrar por un trabajo generado con anterioridad, en forma de ebook, curso online, etc. Eso sí, te advierto de que crear un infoproducto valioso y conseguir venderlo te exigirá mucho esfuerzo en las etapas iniciales. Además, antes tendrás que diseñar una marca sólida y bien posicionada, y procurar la coherencia visual entre todos los elementos que vas a lanzar al mercado.

Ejemplo de infoproductos de Oye Deb


3. Quieres ofrecer MÁS.

Ha pasado el tiempo y ya no eres aquel novato que apenas contaba con algo más que su ilusión y las ganas de comerse el mundo. Ahora conoces a fondo tu terreno, tu profesión y lo que necesitan tus clientes, y sabes que el mercado te demanda más. Más servicios, nuevos productos, o ese algo especial que nadie ofrece pero los consumidores están esperando.

Lo primero que se te ocurrirá es renovar tu web. Si vas a incorporar una nueva oferta, necesitarás implementarla con el debido copywriting y el debido diseño. Pero el cambio va más allá. ¿Cómo afecta la nueva idea a tu arquitectura de marca? ¿Está tu branding a la altura o necesita adaptarse para comunicar la nueva estrategia?

A veces cuando empezamos como freelances, nos mostramos tímidos, ingenuos y demasiado apegados a los que se supone que se espera de nosotros. Si has ganado seguridad y experiencia, haz que lo muestre también tu marca. Analiza tu identidad gráfica, tu logo, el uso del color en tu web… ¿Huele a amateurismo, a hobby, a principante? Sí la respuesta es que sí, te aconsejo que cambies.

 

4. Quieres especializarte.

A veces, intentar abarca todo juega en tu contra. Tu marca acaba por resultar invisible en un mercado en el que otros muchos parecen ofrecer lo mismo, y no se te reconoce ningún valor distintivo.

¿Por qué no afinas el foco? Céntrate en lo que mejor conoces y en lo que puede hacerte brillar entre ofertas más generalistas. Y si eres especialista en algo, no te líes. Sé que todos tenemos mil aficiones, muchas cosas que se nos dan bien y otras tantas que nos gustaría probar, pero hay que elegir.

No intentes hacer de tu marca una especie de cajón de sastre en el que caben todo tipo de servicios. Puede que seas una estupenda crafter, y te llame el mundo del interiorismo, y además te tiente la idea de ser mentora de emprendedores, y además…

Stop. Quédate con aquello que: 1. Sepas hacer BIEN 2. Te permita destacar y hacerte visible. Y aún diría más: no descartes la superespecialización. A veces centrarte en un aspecto muy concreto de tu profesión, y construir tu marca destacando esta propuesta de valor, puede convertirte en la autoridad de referencia para ese target específico. Por ejemplo, si eres copywriter y conoces bien el sector turístico, especializar tu marca conseguirá que el público de este sector piense inmediatamente en ti cuando necesite un copy para su web.

Una marca personal con un servicio y un target muy especializados


5. No llegas al público que quieres.

En ocasiones el problema no es que no lleguen los clientes, sino que no son los clientes que te gustaría atraer. Te regatean los precios, no entienden tu forma de trabajar, no valoran lo que ofreces o, simplemente, no corresponder al perfil que buscabas.

Esto ocurre con mucha frecuencia, y suele ser culpa de un branding o una estrategia de marca fallida.

Es algo que salta a la vista cuando trabajo en el rebranding de algunos clientes: su briefing asegura que quieren llegar a determinado público… pero su marca, su web y las interacciones en redes sociales llegan a otro perfil muy distinto. Por ejemplo, una coach que desea llegar a mujeres de profesiones liberales.. y que acaba teniendo “éxito” entre jóvenes estudiantes y amas de casa. ¿Qué está pasando ahí? ¿Qué es lo que proyectamos con nuestro branding para calar en ese público y no en el que nos gustaría? Es algo que hay que analizar antes de emprender un rebranding para pulsar las teclas precisas.

Estas son algunas razones, pero seguro que nadie como tú para sentir, en lo más íntimo, que necesitas un cambio. Porque no es cosa solo de tu empresa o de tu marca: el cambio nos llama porque nosotros mismos cambiamos, inevitablemente.

Puede comprobarse con un divertido ejercicio que suelo proponer a los clientes que me piden renovar su marca personal. Si he trabajado con ellos antes, les animo a repetir el ejercicio de moodboard  en el que plasmaban lo que les inspiraba, sus inclinaciones, sus gustos, su personalidad. Más de uno se sorprende al comparar ambos tableros, el viejo y el nuevo, con cambios que no habían percibido en ellos mismos.

 

Moodboard para la marca LucíaIrureta Branding Studio

 

Hablo, además, por experiencia propia. Yo misma me encuentro en ese proceso de cambio que me anima a contrastar lo que fui y lo que soy ahora, el pasado de mi marca y el futuro que quiero construir. Muy pronto comenzarán a cristalizarse las novedades, ¡espero que estés ahí al otro lado para compartirlas contigo!

Si crees que este contenido puede interesar a otras personas

compártelo en tus redes

Share on linkedin
Share on facebook
Share on whatsapp
Share on twitter
Share on email

1 comentario en “Renovarse o morir: 5 razones para cambiar

  1. […] artículos de mi blog hay un tema que se repite con bastante frecuencia: el rebranding. De hecho, el último que rescaté a finales de 2020 ya trataba de esto. Pero hoy quiero abundar un poco […]

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

6 + 5 =

cuaderno 27

workbook

Descarga nuestro cuaderno de trabajo:
"Cómo elevar tu Branding"

También te puede interesar...