¿Buscas inspiración? Algunos recursos para tu creatividad

Lucía Irureta
Lucía Irureta

«Ajá!», «eureka», «¡lo tengo!», son expresiones cotidianas de ese momento impagable que seguro que has experimentado. Enfrentado a un reto que resolver, de repente, se te enciende una lucecita y la inspiración te asiste, como por arte de magia.

No es raro que las descripciones de este fenómeno se hayan rodeado siempre de un áura cuasi mística, como si solo seres espirituales (¡las musas!) fueran capaces de traernos esa luz divina que hace posible la creatividad.

Pero como las musas son esquivas, daremos por buena esa cita de Picasso que nos anima a trabajar y trabajar, no vaya a ser que la inspiración nos pille sin un lápiz cerca. Además de practicar, experimentar e insistir, siempre podemos echar mano de otros recursos que nos ayuden a encarar cualquier tarea de creatividad gráfica (por ejemplo, el diseño de nuestra marca, de una tarjeta de visita o de una felicitación navideña). Aquí van algunas pistas.

1. Internet

Sí, es la más obvia, y de tan obvia ya no nos dice mucho, ¿verdad? Habrá que precisar un poco, pues.

Internet es, a día de hoy, el más grande repositorio de ideas, información y —muy importante— imágenes. Pero decir «internet» a secas se ha quedado tan antiguado como decir «la gente», «los medios» o «la vida». Si emprendes una búsqueda activa de la inspiración, más te vale acudir a recursos concretos que te ayuden a organizar todas aquellas cosas que vas encontrando en tu actividad digital. Estas apps no pueden faltar:

  • Instagram. Ideal para coleccionar imágenes, conocer tendencias y estar al día. De un vistazo puedes asimilar el universo gráfico de emprendedores como tú, de diseñadores, fotógrafos, lo que sea. Además, te servirá para crear tu propio tablero de inspiración, al que recurrir cuando antes perdida entre la niebla. Para muestra, los muros de made.somewhere, rowanmade o fetemagazine. Y, por supuesto, mi propia cuenta. 🙂

  • Pinterest. Ya te he contado alguna vez lo mucho que me gusta esta aplicación. No es tan cool como instagram, pero no creo que eso sea necesariamente una desventaja: en pinterest encontramos tableros de inspiración de lo más heterogéneo, que desafían a las inercias más trendies y nos sumergen en universos que podríamos explorar durante varias vidas. Si te ocurre como a mí, corres el riesgo de coger vicio y no parar de darle a la chincheta, así que más vale que organices tus hallazgos por algún criterio, en distintos tableros que te permitan luego aprovechar.

  • Behance. Como las anteriores, son grandes depósitos de imágenes por los que navegar hasta hartarse. Pero en este caso, las colecciones son portfolios de profesionales (y estudiantes) de la creación gráfica. Ilustración, branding, web, animación… aquí encontraras una selección de los mejores trabajos de grandes y pequeños nombres. Ideal para saber por dónde van los tiros de este sector profesional.

  • Evernote. ¿Tu escritorio está lleno de postits de todos los colores, agendas, calendarios y cuadernos de notas? Los procesos de creación en el mundo digital son caóticos, queremos llegar a todo y no perder ni una idea, ¿verdad? Evernote te ayuda a sistematizar y recordar todos esos retazos de cada día que en un momento dado nos salen al paso y no queremos olvidar. Esto incluye tareas pendientes, ideas para un proyecto, capturas de pantalla de algo que nos ha gustado, artículos, fotos… lo que sea. Evernote nos permite organizar el caos en forma de listas, para acceder a nuestro universo desde un solo lugar. Si eres un maniático del orden, no te lo pierdas.

2. Información analógica

O sea, los libros y revistas de toda la vida.

No conozco a quien prescinda totalmente  de internet o el móvil, pero tampoco a nadie que se resista a hojear una revista o admirar la belleza de un libro bien editado. Los objetos siguen conservando su poder irresistible en un mundo de pantallas táctiles, quizá porque el homo sapiens todavía está condicionado para sentir texturas, pesos, volúmenes…

Pero como todo objeto ocupa un lugar y no hay espacio para todo, lo mejor es atesorar solo aquellas piezas que realmente sean útiles y bellas.

  • Libros. Solo la bibliografía sobre diseño gráfico me daría para llenar páginas y páginas del blog (nota: post pendiente), así que no me extenderé mucho. Los buenos libros de diseño son una manera ideal de tener a mano trabajos sistematizados que en un momento dado pueden darte la clave que estabas olvidando en un proceso de creación. Más allá de las tendencias de última hora, un buen libro puede servirte para recordar que ya está todo inventado, y que es mejor echar un vistazo a la Historia de las artes gráficas antes de subirse al carro acrítico del último grito.

Hoy tan solo os hablaré de dos buenos libros.

El primero es Logo Modernism. Toda una biblia para cualquier diseñador de branding visual, que reúne y repasa algunas de las mejores muestras del grafismo moderno. Si necesitáis ejemplos destacados de lo que es la síntesis y la sencillez en un logotipo, aquí encontraréis miles.

El segundo libro es un regalo de Navidad que acabo de estrenar: Elegantissima, de Louise Fili. Esta diseñadora italiana, especializada en packaging alimentario y branding de restaurantes, nos ofrece un repaso sabrosísimo a toda su trayectoria  desde los años 80.  Un ejemplo estupendo de lo que es reciclar las más diversas tendencias históricas en tipografía con garbo y elegancia.

  • Revistas (y folletos, panfletos, tarjetas, flyers…). En cualquiera de estos objetos cotidianos hay un trabajo de diseño detrás. Elecciones tipográficas, paletas cromáticas, maquetación…, un montón de lecciones visuales que puedes incorporar a tu propio universo creativo. Simplemente, presta atención, pregúntate qué criterios hay detrás de esas elecciones y piensa en cómo puedes aplicar todo eso a tu propias ideas.

Y como hablamos de papel, permítete recortar, pegar y acumular con mimo todos eso retazos que te han dicho algo. Recuerda lo que te conté sobre los moodboards  y diviértete!

3. Sal y que te dé el aire

Siempre es bueno tener a mano alguien que te regale tan valioso consejo cuando te pones espesito en medio de un proceso creativo, ¿verdad? Pues, aunque no lo parezca, estas sencillas palabras de madre están avaladas por todos los estudios científicos que quieras y alguno más.

Y es que a veces la inspiración no se esconde en libros, tratados ni catálogos. La inspiración es esa mirada nueva que florece cuando nos montamos en la ola del cambio, cualquier cambio.

Tu cerebro agradece la rutina, porque te ayuda a trabajar y sentirte seguro. Pero lo previsible acaba por anquilosar tus procesos cognitivos y tu percepción, y corres el riesgo de convertirte en un automáta medio zombie.

Es momento entonces de introducir cambios. Puede ser una nueva decoración en tu lugar de trabajo, con tan solo mover los muebles o colgar un cuadro nuevo. También puede ser una conversación con personas con las que habitualmente no hablas; o una actividad nueva, en un ámbito distinto al cotidiano.

Estos cambios son pequeños viajes que te regalas. Y no hace falta programar grandes aventuras a lugares exóticos para que funcionen. Por ejemplo, prueba a caminar por calles que habitualmente no transitas cuando vas a tu trabajo o a hacer la compra. Fíjate en las cosas que te rodean y en todo el universo visual que se despliega a tu alrededor.

Tal vez no encuentres cosas increíbles, rótulos del siglo XIX marquesinas art decó (aunque las hay). En realidad, basta con alterar tu marco de percepción para obligar a tu cerebro a crear nuevas asociaciones. De repente, se enciende la bombillita y nace el impulso y las ganas de volver a coger el lápiz.

Por eso me gusta tanto viajar. Viajando desafiamos las reglas que, poco a poco, entumecen nuestra respuestas a los interrogantes de la vida. De pronto nos transportamos a escenarios imprevistos, que nos obligan a pensar de otra manera, encarar retos y mirar con ojos nuevos. Las posibilidades siempre estuvieron allí, dentro de nosotros, tan solo necesitábamos romper las coordenadas.

Si crees que este contenido puede interesar a otras personas

compártelo en tus redes

Share on linkedin
Share on facebook
Share on whatsapp
Share on twitter
Share on email
Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

13 + 19 =

cuaderno 27

workbook

Descarga nuestro cuaderno de trabajo:
"Cómo elevar tu Branding"

También te puede interesar...