Cómo crear comunidad para reforzar tu marca

Lucía Irureta
Lucía Irureta

Empezamos por lo obvio: para que tu marca tenga sentido necesitas a los demás. Sabes que necesitas alguien a quien comunicar y alguien a quien vender. A ser posible a a una audiencia numerosa, fiel y convencida. Pero, ¿y si te dijera que al otro lado hay mucho más que un conjunto de clientes en potencia?

Estoy hablando de una comunidad. Un grupo de personas unidas por intereses comunes, que comparten inquietudes y afinidades.  Y que, con suerte, puedes construir en torno a tu proyecto.

“¿Y cómo lo consigo?”, dirás.

La clave es hacer que algunas de esas personas que están al otro lado de la pantalla quieran formar parte de tu marca.  Formar parte de tu equipo. Ser de los tuyos.

No te asustes, vamos por partes:

¿Sabes lo que es el sentido de pertenencia? Se trata de la inclinación que tiene una persona a sentirse integrante de un grupo.

El sentido de pertenencia en la sociedad se puede presentar de muchas maneras: al sentirse parte de un país, de una ideología política, de una religión, de una familia, de una pandilla de amigos, etc.

Las personas somos seres sociales, y pertenecer a un grupo de gente con la que nos sentimos identificados ayuda a elevar nuestra autoestima y a sentirnos reconocidos.

Todo empieza en la familia, es el primer grupo al que pertenecemos nada más nacer. “Los Etxeberria”, por ejemplo. A medida que vamos creciendo vamos expandiendo y transformando nuestro sentimiento de pertenencia, y nos sentimos parte de “los jóvenes”, “los raperos,” “las de balet” o “los quintos del 85”. Lo que sea, pero las comunidades siempre están ahí, estructurando nuestra vida social.

Por supuesto, las marcas no ignoran esta realidad y la aprovechan a su favor. En el momento en el que empezamos a consumir marcas, nos vamos decantando por las que nos parecen más interesantes para nosotros:  Iphone o Android, Mac o PC, Nikon o Canon, el Barça o el Athletic,… Las elecciones van mucho más allá del análisis racional de su oferta, y tienen mucho más que ver con el factor emocional y la identificación. Porque sí, al decantarnos y seguir marcas también estamos posicioándonos y definiendo nuestra propia identidad…

Pero, ¿cómo hacer de nuestra marca una comunidad?

Hace unos días, entrevisté a Lorena Gallardo. Una  mujer que ha movido masas, en eventos con miles de mujeres, para la cual he diseñado el rebranding de su nuevo gran proyecto, @fundadoras.

Con Fundadoras, Lorena y su equipo trabajando apoyando a otras mujeres en su proceso de crecimiento como emprendedoras. En la entrevista que le hice en directo desde Instagram, Lorena nos daba los siguientes 6 consejos para crear comunidad:

6 pasos para crear una comunidad de éxito, por @lorenaempodera

  1. Crea un futuro esperanzador (“hacia dónde vamos”). Se trata de encontrar la misión de tu comunidad y de tu marca. Ya sea que el mundo vista con ropa más sostenible, que consumamos jabones más ecológicos, que podamos liderar nuestros negocios en femenino, que los niños hagan más deporte o que nos alimentemos de manera más saludable. Esto para cualquier marca es fundamental: sin una misión clara es complicado que perdure en el tiempo.

  2. Define creencias, posturas y valores. Al hilo del primer punto, no podemos proyectar hacia el futuro si en el presente no predicamos con el ejemplo. Nuestra misión y visión de marca han de ir de la mano. Para que me entiendas mejor: no podemos diseñar moda sostenible si nuestros procesos de producción son tóxicos o explotamos a las personas que trabajan en nuestra empresa. No podemos vender la diversidad femenina cuando todas las modelos de nuestra marca son de un mismo patrón estético.

    Es importante poner todos estos valores sobre la mesa para que nos sirvan como motor de comunicación. Tenemos que poder hablar de ellos y hacer partícipes a los miembros de nuestra comunidad.

  1. Propón una causa clara: un enemigo común o algo por lo que luchamos. La desigualdad, la contaminación, el machismo, la gordofobia… Seguro que ahondando en el problema que quieres resolver con tu empresa, encuentras al enemigo común contra el que harás piña con tu gente. Hay marcas que lo muestran de manera muy clara y evidente, como @malasmadres por ejemplo; mientras que otras lo hacen de manera más silenciosa, pero es importante comunicar contra qué estamos luchando en cualquier caso.

  2. Construye rituales y símbolos. Una marca requiere de un branding o una identidad corporativa. Estos sistemas de formas visuales, símbolos, colores y grafismos permitirán a tu audiencia sentirse identificada cuando los coloques en sitios visibles. ¿Qué hace Apple cuando compras cualquiera de sus productos? Te regala 2 pegatinas de la manzana. ¿Para qué? Para que la pegues en tu casco de moto, en el coche, en tu ordenador o en la agenda y que todo el mundo sepa que formas parte de la marca. Lo hacen los equipos de futbol, partidos políticos, comunidades femeninas y también las grandes marcas con la aplicación de sus isotipos y logotipos en bolsos, prendas y todo tipo de merchandising (LOEWE, CH o GUCCI, por ejemplo). Fíjate bien y verás que las grandes empresas no dan puntada sin hilo. Y observarás que sus consumidores muestran con orgullo dichas marcas porque se sienten parte de ellas.

  3. Da los pequeños pasos para alcanzar el estado deseado. Poco a poco y paso a paso, la comunidad ha de ir creando mini escalones, pasos, hitos, para poder ir llegando al sueño deseado. No podemos parar de golpe el cambio climático, pero a lo mejor podemos acercarnos a la playa a recoger basura. Pasito a paso y con metas alcanzables y realistas.

  4. Construye una metodología, ponle nombre y ¡difúndela! Es importante que tu idea tenga formato de producto. Que se entienda y se pueda difundir con claridad. No podemos mostrar una idea intangible o vaga. Nuestra comunidad quiere saber cómo se hace y cuál es el siguiente paso.

Lorena nos cuenta que, siguiendo estos 6 pasos, no hay comunidad que no funcione. Para conseguirlo podemos utilizar distintos canales, obviamente. Deberás analizar y conocer dónde se encuentra tu cliente potencial para poder llegar a él. Si tu cliente se mueve en LinkedIn, será inútil tratar de crear comunidad en Instagram, por ejemplo. Las posibilidades son cada vez mayores y más insospechadas, hay vida más allá de Insta, y por ejemplo, Telegram y hasta WhatsApp son herramientas que se están utilizando con éxito. Sin olvidar el viejo  email marketing, que sigue siendo muy potente para algunas marcas que miman su lista de suscriptores.

Lo importante es que encuentres el medio natural para tu comunidad y que, sobre todo, empieces a dar los pasos para construirla. Ahora dime,  ¿tu marca ha conseguido construir una comunidad? ¿Qué has hecho para conseguirlo? ¿Formas parte de alguna comunidad que te parezca interesante compartir?

Si crees que este contenido puede interesar a otras personas

compártelo en tus redes

Share on linkedin
Share on facebook
Share on whatsapp
Share on twitter
Share on email
Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

17 − quince =

cuaderno 27

workbook

Descarga nuestro cuaderno de trabajo:
"Cómo elevar tu Branding"

También te puede interesar...